El comienzo del nuevo año no trajo buenas noticias para el mercado de los Full Containers (FCL – Full Container Load), ya que a la fecha la falta de espacios en los buques y la escasez de contenedores siguen presionando a las tarifas que continúan subiendo sin techo cercano, hoy los valores de los fletes negociados por contenedor casi duplican a los que se pagaban durante el último trimestre de 2020.

Hoy estamos en una situación que, lejos de mejorar, se ha agravado. No sólo afectando a los servicios provenientes de puertos de China, sino que también se ha extendido también a los tráficos del Sudeste Asiático e India entre otros. La falta de espacios se ha profundizado de manera tal que la oferta de fletes viene acompañada por cantidad de equipos disponibles por cada salida anunciada. Por ejemplo, para la salida de la semana número dos para el servicio a SAEC (South American East Coast) se puede ofrecer hasta 30 espacios o equipos, esta situación puede variar según la línea marítima que cotice dicho servicio. Lo mismo ocurre con la validez de las tarifas que rondan la semana o 10 días corridos como máximo.

Otro ejemplo que podemos citar es el de tráfico del Pacífico, SPWC (South Pacific West Coast) donde, hace un mes atrás, para una cotización desde puerto Shanghái hasta puerto de San Antonio, Chile solamente 4 compañías marítimas se encontraban en posición de ofertar tarifas con espacios disponibles muy reducidos ofreciendo valores de fletes por contenedor que hoy hacen ver como muy competitivas a las tarifas que se negociaban en octubre del año pasado.  Sumado a esto, hoy se pagan recargos de hasta u$s 1.000 por contendor para asegurar dicho espacio en la salida pactada. Esto significa que las subas de los valores de las tarifas se suman recargos por embarque garantizado.

Esta problemática se extiende también para los servicios de carga consolidada o LCL/LCL (Less Container Load) donde los valores de los fletes por tonelada o metro cúbico (TN/M3) se han disparado hasta treinta veces su valor. La tarifa que se paga hoy es 30 veces mayor a la que se pagaba en septiembre de 2020.

Las consecuencias generadas por esta situación son variadas, la principal es el aumento en los costos de productos para los importadores que se trasladarán a los precios que pagarán los consumidores finales en forma directa e indirecta. En el caso de la importación de materias primas e insumos industriales, estos costos se aplicarán al proceso productivo generando una espiral ascendente de precios en toda la cadena productiva y logística

Pero hoy, meses después, la situación está muy lejos de mejorar. El Horizonte cercano para una mejora se puede esperar una vez concluida la celebración por la del Año Nuevo Chino el próximo 12 de febrero cuando comience el año del Buey. El feriado se extenderá del 11 al 17 del próximo mes de febrero y se espera que, una vez finalizada esta festividad, el mercado vuelva a la normalidad o al menos a una nueva normalidad un poco más cercana a la que vivíamos antes de la llegada de la pandemia.

Abrir una empresa en Argentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *